Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

sábado, 30 de enero de 2010

Manifiesto por la solidaridad. Primer aniversario

Recojo y agradezco la invitación que me envía Cornelivs para publicar, en su primer aniversario, y aniversario también del fallecimiento de Gandhi el Manifiesto por la solidaridad, al que desde aquí me adhiero. Ójala que el sueño continue, y como bién dices se lo recordaremos al mundo todos los años.    Gracias Amigo.
.

QUIENES SOMOS

Los que suscribimos este manifiesto somos ciudadanos en el pleno uso de nuestros derechos civiles, y titulares de la soberanía popular, de la cual emanan los poderes del Estado.

Los firmantes nos dirigimos a todos los ciudadanos del mundo, conocedores de la situación de pobreza, hambre y enfermedad en la que se encuentra gran parte de la población humana en un momento histórico, como el actual, en el que se disponen de los suficientes medios políticos, económicos y científicos que pudieran solucionar estos problemas.

Este manifiesto tiene vocación de universalidad, y va dirigido a toda la humanidad, a cada ser humano que habita el planeta, para que tome conciencia de la terrible situación a la que se enfrentan millones de personas y de alguna manera actúe en consecuencia para terminar con esta insostenible situación. Por ello la versión original en español será traducida a diversas lenguas, pues nuestro propósito consiste en hacer oír la voz de la opinión pública en los lugares en las que se toman las decisiones políticas y económicas del mundo.

A QUIÉN NOS DIRIGIMOS

Nos dirigimos a la clase política gobernante de nuestros países; así como a los más altos mandatarios de las Organizaciones Internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, y a los Presidentes y Gobiernos de los países más poderosos económicamente de la Tierra.

LES MANIFESTAMOS:

1.- Que este texto tiene su origen en la constatación de la extrema situación de necesidad y de hambre que sufre una gran parte de la población de la Tierra y en el desigual e injusto reparto de bienes que existe actualmente en el mundo. Entendemos que la ecuanimidad y la armonía en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, por lo cual es inadmisible que una gran parte de la población mundial tenga que enfrentarse a una realidad tan precaria, a tal grado de injusticia y desigualdad, a tanta hambre, pobreza y desnutrición.

2.- Que consideramos que dicha situación es intrínsecamente perversa y no admisible ni moral ni éticamente, dado que todos los seres humanos nacen libres e iguales. Igualmente, tenemos presente que todos los ciudadanos del mundo tienen esos derechos desde el mismo instante de su nacimiento y no como una promesa futura cuya conquista dependa de la realidad política, social o económica de sus países.

3.- Que defendemos que es completamente injusto, inmoral y un crimen humanitario punible ante los tribunales internacionales y la Historia que, en pleno Siglo XXI, existan seres humanos que pasen hambre en el mundo, y que mueran por ello. Que es un agravante de ese crimen que, existiendo las leyes internacionales suficientes, así como los medios técnicos, económicos y científicos para corregir dicha situación, los que ejercen el poder en el mundo no lleven a cabo las acciones necesarias para solucionar lo que generaciones futuras calificarán de verdadero genocidio en el que serán culpables todos aquellos que, teniendo los medios para solucionar el problema, no los hayan empleado.

4.- Que consideramos que esta injusta situación es contraria al Derecho Natural, a los Derechos Humanos y a las normas de la más elemental ética, y entendemos que ha llegado el momento de que la voz de la opinión pública exija de sus gobernantes el final de tal estado de cosas.

5.- Que el presente manifiesto no es un manifiesto utópico; y que tampoco es un manifiesto político, ni se pretende con el mismo la instauración de un nuevo orden político o socio-económico mundial, ni ningún menoscabo del tejido empresarial, sanitario y social del mundo desarrollado, sino la más elemental justicia con los desfavorecidos.

POR TODO ELLO, EXIGIMOS A NUESTROS GOBERNANTES:

1.- La adopción de medidas inmediatas y urgentes para paliar tal situación de hambre, enfermedad y desnutrición en el tercer mundo. Consideramos que tales medidas no constituyen una utopía, sino que son perfectamente viables y posibles.

2.- Mantener el compromiso de cumplir los Objetivos del Milenio que, establecidos por Naciones Unidas en el año 2000, definen los principios a los que ha de ajustarse la actuación de los países y del sistema económico internacional para superar, con el horizonte fijado en 2015, las injusticias que aquejan a la humanidad.

3.- La realización de acciones solidarias sistemáticas con los países más desfavorecidos y que se establezca un orden lógico y humano de prioridades en la política económica, con proyectos inteligentes que creen riqueza y puestos de trabajo en los países afectados, facilitando un desarrollo sostenible y un progreso que les ayude a la consolidación de una red sanitaria, económica y social estable que haga posible el retorno a una situación de partida igualitaria.

4.- Que se tomen las medidas necesarias para que los países ricos destinen una parte de sus presupuestos a la creación de riqueza, de empresas y de fuentes de trabajo en los países afectados; así como la adopción de un acuerdo internacional, que debería subscribirse en la ONU de obligado cumplimiento para los países desarrollados.

5.- La implantación de un código ético que regule la estrategia de las empresas multinacionales, así como la eliminación de los paraísos fiscales y la aplicación de la tasa Tobin, ú otra similar, a las transacciones comerciales internacionales, que permita crear un fondo de solidaridad gestionado por Naciones Unidas.

6.- No aceptaremos simples declaraciones de principios que no se traduzcan en políticas concretas. En definitiva, APELAMOS al sentido de la generosidad y humanidad de todos, y fundamentalmente de la clase política internacional económicamente poderosa.

Desde la tierra que espera y cree firmemente en la Solidaridad que construya un mundo mejor y más justo, a 30 de enero de 2009

jueves, 28 de enero de 2010

El gran teatro del..... Bosque. Don Quijote. Cap.34/2


Estamos ante una representación en toda regla con personajes principales y secundarios, figurantes, extras, música y hasta efectos especiales (cuatro perezosos bueyes, todos cubiertos de paramentos negros; en cada cuerno traían atada y encendida una grande hacha de cera).
He aquí un párrafo en que la sensación teatral se acentúa:
“Si vos fuérades diablo, como decís y como vuestra figura muestra, ya hubiérades conocido al tal caballero D. Quijote de la Mancha, pues le tenéis delante.
En Dios y en mi conciencia —respondió el diablo—, que no miraba en ello porque traigo en tantas cosas divertidos los pensamientos que de la principal a que venía se me olvidaba.
Sin duda —dijo Sancho—, que este demonio debe de ser hombre de bien y buen cristiano, porque a no serlo, no jurara en Dios y en mi conciencia. Ahora yo tengo para mí que aun en el mesmo infierno deba de haber buena gente”.
Si en teatro un actor se equivoca y dice una frase fuera de guión se introduce una “morcilla” (otra frase inventada) para compensarlo, puede hacerlo el mismo u otro actor, en éste caso Sancho (el otro actor), repara el error de la frase por la que el diablo se encomienda a Dios.
Es auténtico teatro. En un escrito vale con borrar la frase, en escena no es posible.

Todo el capítulo es una preparación para un desenlace que aún no conocemos y nos hace temer lo peor; D. Miguel con tan espectacular montaje quiere de alguna manera agrandar si es posible la magnitud del engaño, posiblemente para que nos posicionemos ante una clase social ociosa, y satisfecha de burlarse de un loco y un ingenuo.
Hay otro aspecto curioso y es que desde la preparación de la cacería “de allí a seis días le llevaron a caza de montería” hasta la salida, anormalmente no ocurre nada.

Abrumado Sancho por la parafernalia de la cacería olvida su condición de futuro gobernador y es de nuevo el aldeano simple:  Ve negocio en su nuevo traje y es fiel a sus pertenencias, (posiblemente no se fía si deja al rucio).
 Presa del pánico ante la cercanía del jabalí provoca una situación cómica, esta vez sin ayuda de nadie que cesa con la muerte del animal y el socorro de su amo; tras este incidente intenta recuperar su futura posición social y así aludiendo al romance del rey Favila muerto en cacería por un oso justifica su huida “no querría yo que los príncipes y los reyes se pusieran en semejantes peligros”. Si la nobleza no debe exponerse a peligros los gobernadores también deben guardarse de ellos.

De nada le van a servir al duque sus razonamientos sobre la conveniencia de la caza y el arte de la guerra, Sancho quiere revolucionar el concepto establecido de gobernador y mantiene que, como tal, debe de dar preferencia a los negocios y al buen gobierno,distanciándose de quien se divierte con "matar a un animal que no ha cometido delito alguno" y  de los que cuando el pueblo busca justicia encuentra  a sus dirigentes "en el monte holgándose". Él, prefiere relajarse con divertimentos más sencillos. ¡Otra vez la filosofía de Sancho nos sorprende!.

La representación que los duques han preparado llega a su cenit con la irrupción de todo el elenco artístico en el bosque, y, es tan real la interpretación que “pasmose el duque, suspendiose la duquesa, admirose D. Quijote, tembló Sancho Panza, y finalmente, aún los mesmos sabidores de la causa se espantaron” sorprendió a guionistas y realizadores.
La gran puesta en escena continúa, para convencer a nuestros protagonistas de que se aproxima la sin par Dulcinea acompañada del caballero Montesinos que dará las soluciones para desencantarla. D. Quijote tiene que recurrir a todo su valor y Sancho se desmaya en las faldas de su “protectora”. Una vez que se ha conseguido sembrar el miedo y crear la expectación la escena cambia de acto y el aquelarre inicial es sustituido por música suave que tranquiliza a Sancho “Señora, donde hay música no puede haber cosa mala”.  Después de la tempestad viene la calma, pero…. ¿Para quién?.

jueves, 21 de enero de 2010

Cuestión de objetivos. Don Quijote Cap. 33/2


Como gobernador le tratan, a Mío Cid le comparan, pero él ha de hablar como alcahuete. ¡Buen comienzo!
He aquí a Sancho ante la duquesa inquisidora, tanto se fía de ella que a punto estuvo de mirar debajo del faldellín de las damas en busca de escuchantes ocultos. Todo para confirmar que su amo está loco ante tan selecta concurrencia. Curiosamente dice: “mi señora Dulcinea” (luego admite que Dulcinea existe), y a continuación: “que le he dado a entender que está encantada no siendo más verdad” ( es una labradora, luego no existe).¿Quién está más loco?.
Con éste artificio el Autor, por boca del mismo Sancho prepara la respuesta a la duquesa: “si estás tonto y loco, no estás en condiciones de gobernar”. Bonito juego literario para tener dispuesta cualquier salida.

Aún reconociendo las razones aportadas en su contra, Sancho hace una defensa impecable basada en los valores humanos: Somos vecinos, me necesita, me paga, seré fiel hasta la muerte, perderé valores terrenos pero ganaré un sitio en el cielo. ¡Cuánto sabes amigo!.
Tras los razonamientos anteriores, (permítaseme un símil taurino) termina Sancho su faena, rematando con refranes y dichos populares y preparando así la suerte siguiente mientras doña Rodríguez, sale al quite de su señora con escaso éxito. La solución para salir de éste apuro le viene a la duquesa recogiendo el mismo razonamiento que utilizó Sancho, que en el presente capítulo es el protagonista indiscutible: La hidalguía y caballerosidad de su esposo, que no dejará de cumplir la palabra empeñada.

Nuestro hombre parece estar preparando la tesis para su nombramiento de gobernador, se supera a sí mismo y presenta sus credenciales: “caritativo, compasivo, perro viejo, buen oidor y presto para el aprendizaje”. La ladina duquesa viendo que la diversión se le va de las manos, admite sin reservas el encantamiento de Dulcinea que es confirmado  por Sancho aludiendo a la visión de Montesinos. Esta respuesta  se presta a doble lectura: vuelve a mimetizarse con la locura de su amo admitiendo todo lo que contó al salir de la cueva, o por el contrario es tan hábil que está preparando el terreno para asegurarse el gobierno de la ínsula prometida. Yo personalmente me inclino por la segunda “encájeme ese gobierno y verá maravillas”.

No quiere la duquesa perder el hilo y consigue que Sancho le cuente con pelos y señales la aventura de la cueva acumulando así nuevos conocimientos para continuar con la farsa. Para mantener el fuego sagrado, reafirma la importancia de cuanto ha manifestado el escudero “todo cuanto aquí ha dicho el buen Sancho son sentencias catonianas”; posiblemente él no sabe de qué habla, pero la frase es tan contundente que basta para que nuestro amigo, crecido, se lance a otra disertación que oportunamente corta la duquesa.

Es el momento de efímera gloria del actor principal, por lo que  aprovechando su posición dominante solicita cuidados para su rucio y no duda, ahora que puede, en enviar un recado a doña Rodríguez.
La duquesa está plenamente realizada, satisfecha, feliz, ha utilizado su casa, a su dueña a Sancho, a las doncellas, toda la trama está preparada para conseguir su objetivo: Un nuevo acto de la obra cómica que con cargo a caballero y escudero tiene en proyecto.

martes, 19 de enero de 2010

Cien días en El Alfoz


Nombre:                   El Alfoz
Nacimiento:              Octubre 2009
Lugar de nacimiento: Literatura. Profesor: Pedro Ojeda
Provincia:                  Facultad de Humanidades
Edad:                        Cien días
Dirección:                  http://elalfoz.blogspot.com/

Nada sería más gratificante que conseguir transmitir a mis compañeras/os del Programa Interuniversitario a través de mi experiencia con la creación de  “El Alfoz” la magnífica oportunidad que tenemos, a través de los nuevos medios de comunicación para expresar nuestras opiniones con palabras, imágenes y sonidos sin necesidad de “colegiarse” en lugar alguno; eso sí, actuando siempre con la corrección y el respeto debido a los demás.
Para mí, el seguimiento y participación en la vida de los blogs ha sido y es una experiencia única, especialmente al unirme a esa locura fantástica de la lectura del Quijote promovida y mantenida por nuestro querido Pedro. Por esto, os animo a participar. Ésta es la forma de expresión de HOY, la del futuro será mañana, y nosotros queridos amigos NO PODEMOS QUEDARNOS ATRÁS.

Recordareis conmigo cuando se nos preguntaba como empieza El Quijote y la respuesta unánime fue: “En un lugar de la Mancha….” Hoy sabemos que empieza en: “Desocupado lector… (Prólogo), éste fue el primer paso para avanzar en el conocimiento de la obra, y así cuando llegamos al prólogo de la segunda parte, vemos que no estamos ante un libro que ha de figurar en nuestros estantes sino ante una obra magistral en la que se analizan con ironía y parodia situaciones y conductas del género humano vigentes al día de hoy.
En el transcurso de la obra se auto-corrigen hechos. Protagonista y narrador se solapan. Hay piruetas narrativas (D. Quijote entra en el Toboso pero no entra), Sancho evoluciona hacia una especie de filósofo del pueblo.
En definitiva una novela grandiosa, orquestada en torno a los libros de caballería andante que, con escasos conocimientos por mi parte, he redescubierto gracias a los nuevos medios de comunicación y como no, gracias también a los amigos seguidos y seguidores de blogs que me habéis leído, animado, y disculpado sin duda mis errores. Permitidme que os de a TODOS las gracias en la persona de Pedro Ojeda como capitán de esta singladura.

Termino con un comentario que hice a la entrada: “Aunque nos cueste despeguemos”.
 (Gracias Myr):

"Tomo carrera empujando el ala delta de mi ilusión, aprovechando el viento que aportáis todos vosotros para que pueda despegar".

Foto de: somoaventura.com

domingo, 17 de enero de 2010

La conjura de los.... Don Quijote Cap. 32/2



Ante la irrupción del eclesiástico en la escena anterior como elefante en cacharrería, D. Quijote responde a los agravios de un modo razonado, medido y teniendo muy en cuenta la posición de su interlocutor, ésta postura se repetirá a lo largo del capítulo en varias ocasiones, en una mezcla de cordura y locura que atrapa al lector.
Con el lavatorio de D.Quijote por parte no ya de los dueños, sino de los criados, se pone de manifiesto la bajeza de los burladores, que a mi juicio, y he aquí una gran lección del Autor, quedan ante el lector, ridiculizados y descalificados por su propia acción. ¡ Es tan fácil abusar desde el poder !.
La mofa anterior no es suficiente y los duques echan leña al fuego abundando en la poca consistencia  de la teoría de Dulcinea. El caballero, que en su locura, cree firmemente vivir en el mundo que se ha construido defiende con fuerza sus principios, (otra lección).

Al margen de la literatura, la fantasía y la realidad, la locura y la cordura se alternan en nuestra vida diaria. Todos somos un poco cuerdos.

La escena de Sancho utilizado como testimonio contra Dulcinea también ofrece otra lectura : " no es menester ni mucha habilidad ni muchas letras para ser gobernador"; con ésta frase D. Quijote, satiriza en cierta manera a quienes intentan ridiculizarles.

La "fiesta" continúa a cuenta de Sancho, y sólo una incorrecta interpretación de las palabras de la duquesa  dan fin a la burla. Sancho agradecido, se presta a pasar la tarde con ella y con sus doncellas.
¿Serán también ellas tan crueles?

viernes, 8 de enero de 2010

Retrato o crítica. Don Quijote Cap. 31/2


Normalmente queda establecido que Don Quijote de la Mancha es una crítica o sátira de las novelas de caballería. Llegados a éste capítulo se plantea una duda razonable: Estamos ante una crítica, ante un retrato social, o ante ambas cosas.

Ante una situación similar es difícil no dejarse llevar. Un loco soñador y un inculto campesino, son recibidos como personajes por un duque, una duquesa, doncellas y lacayos. ¿resistiríamos nosotros semejante prueba?.
Sancho, el pobre Sancho tiene su autoestima tan elevada, que se permite dar órdenes al personal del castillo, vejando a la dueña e incluso a su amo con la alusion de un cuento "sentaos majagranzas....".
Don Quijote, protagonista (sin saberlo) de la comedia se ve, ahora sí, como el caballero andante más solicitado de todos cuantos han existido, reconocido y adulado por toda una corte y pueblo (éstos si saben su papel) encabezados por el duque.

Se pueden hacer mil conjeturas sobre la intención de D. Miguel al escribir. Podemos apreciar una gran crítica hacia un sector de la sociedad que usando y abusando de su posición, poder y conocimientos, utiliza a las "castas inferiores", hasta convertirlas en marionetas de su particular teatro. Y también un retrato de la clase inferior menos culta y poderosa, que manejada, cede sin remedio, creyendo que se acerca así a quien les colma de promesas y beneficios futuros.

Hay dos momentos en que el Autor hace una llamada, un paréntesis, como otorgando a los burlados el recurso al pataleo. Uno en la discusión de Sancho y la dueña. Otro, que a lo que se aprecia queda para el próximo capítulo, con la intervención del eclesiástico a la que D. Quijote "con semblante airado y alborotado rostro dijo: ....." 

sábado, 2 de enero de 2010

Tragicomedia. El Quijote Cap. 30/2


Utilizando un símil musical, comienza el capítulo en  "adaggio", con la meditación de los protagonistas; el caballero con  ensoñación amorosa, y  el escudero que "aunque  tonto" percibe con temor un futuro incierto. Continúa en un "allegro con brio" con la aparición de una dama con jaca , azor, esposo y huestes que saca a ambos de su sueño. Los coprotagonistas (duquesa y duque) son lectores de El Ingenioso Hidalgo, lo que me parece una dualidad interesante de la obra.
A partir de la irrupción de Sancho en el prado a modo de emisario D. Quijote y Sancho vuelven al mundo irreal en el que viven. El derroche de halagos con el que son recibidos, trastorna hasta tal punto a nuestros héroes, que provoca una escena (genial a mi juicio) tragicómica en la que ambos, en el cenit de su grandiosidad, caen de bruces del pedestal de sus monturas, y son salvados de peor suerte por el séquito de los duques, con la consiguiente humillación para ambos.
Tras ésta cómica situación, el devenir de la conversación (siempre halagüeña), rebaja el tono de lo sucedido y Sancho se supera a si mismo haciendo de introductor de embajadores y confidente principal. Tal vez el autor nos esté ofreciendo una transformación de los personajes para el futuro, pero mucho me temo que si la suerte no lo remedia, van destinados a hacer de bufones, en manos de tan leidos anfitriones