Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

lunes, 4 de abril de 2011

La música, y Viene la noche



 
El local tiene aspecto de haber albergado en vida pasada algún almacén, quizás de vino o comestibles, al menos los apartados de ladrillo tabiquero, desnudo, visto; convertidos por obra de la moderna arquitectura en objeto decorativo simulando reservados, así lo manifiestan. Al lado contrario a modo de dique, una gran barra colmada de tentaciones culinarias protege el ir y venir de media docena de figuras uniformadas que se estorbaban intentando, en un exceso de atención, no perder el contacto tanto de los consumidores ya instalados, como de los que acuden a la tapería para comprobar, alabar o criticar continente y contenido. Su función con  estos últimos es hacer que pasen de presuntos a clientes. Más o menos convencidos, pero clientes.

Como si de ratificar la evolución de la Trilogía dantesca se tratase, Lucía y Pablo, cambiaron, tal vez sin pensarlo, por mimetismo, el viejo café con piano y tulipas en el que tomaron el compromiso de leer Inquietud en el Paraíso (1936) por éste recién inagurado para comentar Viene la noche (2006).

- ¿Qué te ha parecido?

- Desconcertante, en relación con los otros dos.

- También yo he pensado así, pero me ayudó a cambiar de opinión leer reseñas, entrevistas y contrastar criterios de otros lectores y críticos.

- Lucía: y donde busco yo más lectores, sólo te conozco a ti. Por otro lado, si para leer una novela, hace falta un manual… No sé.

- Te pasaré por correo direcciones de Blogs que te servirán de ayuda. Verás: la música descriptiva, especialmente la del periodo romántico de la que ya hablamos en otra ocasión nos sirve de buen ejemplo:
Musorgski en Cuadros de una exposición, Saint-Saënts en El carnaval de los animales , Paul Dukas en El Aprendiz de brujo

Habían pasado dos años desde que por azar, al compartir asiento en el autobús, conoció a Lucía. Era mayor que él y se convirtió en la hermana que siempre había deseado tener, alegre, positiva, y con una excelente capacidad de persuasión.
Fantasía de Walt Disney. ¡Me encantaría tenerla! Le dijo en cierta ocasión. Pablo recorrió todos los establecimientos habidos y por haber hasta localizar Fantasía 2000.
- ¡Para ti! Sólo he encontrado esto y en video, imposible en otro formato.
No fue capaz de esperar a una fecha señalada, la verdad es que siempre actuaba al margen de eventos y ceremonias. Ahora, con la habilidad de siempre, ella utilizaba el regalo como elemento de convicción.

El aprendiz de brujo, lo recuerdo perfectamente gracias al video de Disney.

- ¡Ahí quería llegar! La explicación mediante imágenes hace que nos identifiquemos con un pasaje musical, lo mismo ocurre con una novela (pocas veces leemos el prólogo), con un cuadro, con la poesía, con todo. Primero hemos de comprenderlo, luego puede gustarnos o no, pero hemos de comprenderlo, para lo cual -yo al menos- siempre necesito ayuda.

- No. Si Viene la noche, me gustó, pero hubiera ocurrido lo mismo, sin leer Inquietud y La ciudad.

- De acuerdo, estoy contigo. Pero si te apoyas en otros conocimientos y opiniones verás que existe un nexo de unión y disfrutarás más del conjunto.

- Al final conseguirás que me guste hasta  la poesía.

- No pierdo la esperanza, con la música, ya lo hemos logrado.

En realidad se sentía satisfecho con sus propuestas, aceptaba de buen grado sus retos que espoleaban su inquietud; esa que permanece dentro de cada uno, esperando a que algo o alguien nos ayude a manifestarla 

- ¿Me trae la cuenta por favor?

- ¡Ahora mismo!

- ¡Gracias!