Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

lunes, 30 de enero de 2012

Manifiesto por la solidaridad



Un año más recordamos la necesidad de publicar el Manifiesto por la solidaridad, al que El Alfoz se adhiere. Ojala que el sueño continúe, se lo recordaremos al mundo todos los años.  Gracias a todos.

QUIENES SOMOS:
Los que suscribimos este manifiesto somos ciudadanos en el pleno uso de nuestros derechos civiles, y titulares de la soberanía popular, de la cual emanan los poderes del Estado. 
Los firmantes nos dirigimos a todos los ciudadanos del mundo, conocedores de la situación de pobreza, hambre y enfermedad en la que se encuentra gran parte de la población humana en un momento histórico, como el actual, en el que se disponen de los suficientes medios políticos, económicos y científicos que pudieran solucionar estos problemas. 
Este manifiesto tiene vocación de universalidad, y va dirigido a toda la humanidad, a cada ser humano que habita el planeta, para que tome conciencia de la terrible situación a la que se enfrentan millones de personas y de alguna manera actúe en consecuencia para terminar con esta insostenible situación. Por ello la versión original en español será traducida a diversas lenguas, pues nuestro propósito consiste en hacer oír la voz de la opinión pública en los lugares en las que se toman las decisiones políticas y económicas del mundo. 
A QUIÉN NOS DIRIGIMOS:
Nos dirigimos a la clase política gobernante de nuestros países; así como a los más altos mandatarios de las Organizaciones Internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, y a los Presidentes y Gobiernos de los países más poderosos económicamente de la Tierra. 
LES MANIFESTAMOS: 
1.- Que este texto tiene su origen en la constatación de la extrema situación de necesidad y de hambre que sufre una gran parte de la población de la Tierra y en el desigual e injusto reparto de bienes que existe actualmente en el mundo. Entendemos que la ecuanimidad y la armonía en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, por lo cual es inadmisible que una gran parte de la población mundial tenga que enfrentarse a una realidad tan precaria, a tal grado de injusticia y desigualdad, a tanta hambre, pobreza y desnutrición. 
2.- Que consideramos que dicha situación es intrínsecamente perversa y no admisible ni moral ni éticamente, dado que todos los seres humanos nacen libres e iguales. Igualmente, tenemos presente que todos los ciudadanos del mundo tienen esos derechos desde el mismo instante de su nacimiento y no como una promesa futura cuya conquista dependa de la realidad política, social o económica de sus países. 
3.- Que defendemos que es completamente injusto, inmoral y un crimen humanitario punible ante los tribunales internacionales y la Historia que, en pleno Siglo XXI, existan seres humanos que pasen hambre en el mundo, y que mueran por ello. Que es un agravante de ese crimen que, existiendo las leyes internacionales suficientes, así como los medios técnicos, económicos y científicos para corregir dicha situación, los que ejercen el poder en el mundo no lleven a cabo las acciones necesarias para solucionar lo que generaciones futuras calificarán de verdadero genocidio en el que serán culpables todos aquellos que, teniendo los medios para solucionar el problema, no los hayan empleado. 
4.- Que consideramos que esta injusta situación es contraria al Derecho Natural, a los Derechos Humanos y a las normas de la más elemental ética, y entendemos que ha llegado el momento de que la voz de la opinión pública exija de sus gobernantes el final de tal estado de cosas. 
5.- Que el presente manifiesto no es un manifiesto utópico; y que tampoco es un manifiesto político, ni se pretende con el mismo la instauración de un nuevo orden político o socio-económico mundial, ni ningún menoscabo del tejido empresarial, sanitario y social del mundo desarrollado, sino la más elemental justicia con los desfavorecidos. 
POR TODO ELLO, EXIGIMOS A NUESTROS GOBERNANTES: 
1.- La adopción de medidas inmediatas y urgentes para paliar tal situación de hambre, enfermedad y desnutrición en el tercer mundo. Consideramos que tales medidas no constituyen una utopía, sino que son perfectamente viables y posibles. 
2.- Mantener el compromiso de cumplir los Objetivos del Milenio que, establecidos por Naciones Unidas en el año 2000, definen los principios a los que ha de ajustarse la actuación de los países y del sistema económico internacional para superar, con el horizonte fijado en 2015, las injusticias que aquejan a la humanidad. 
3.- La realización de acciones solidarias sistemáticas con los países más desfavorecidos y que se establezca un orden lógico y humano de prioridades en la política económica, con proyectos inteligentes que creen riqueza y puestos de trabajo en los países afectados, facilitando un desarrollo sostenible y un progreso que les ayude a la consolidación de una red sanitaria, económica y social estable que haga posible el retorno a una situación de partida igualitaria. 
4.- Que se tomen las medidas necesarias para que los países ricos destinen una parte de sus presupuestos a la creación de riqueza, de empresas y de fuentes de trabajo en los países afectados; así como la adopción de un acuerdo internacional, que debería subscribirse en la ONU de obligado cumplimiento para los países desarrollados. 
5.- La implantación de un código ético que regule la estrategia de las empresas multinacionales, así como la eliminación de los paraísos fiscales y la aplicación de la tasa Tobin, ú otra similar, a las transacciones comerciales internacionales, que permita crear un fondo de solidaridad gestionado por Naciones Unidas. 
6.- No aceptaremos simples declaraciones de principios que no se traduzcan en políticas concretas. En definitiva, APELAMOS al sentido de la generosidad y humanidad de todos, y fundamentalmente de la clase política internacional económicamente poderosa. 
Desde la tierra que espera y cree firmemente en la Solidaridad, para que se construya un mundo mejor y más justo, a 30 de enero de 2012

jueves, 26 de enero de 2012

Escenarios y contrastes. Sonata de Primavera



Escenarios místicos recoletos envueltos en un halo religioso, la muerte, omnipresente en todas las lecturas, la lascivia, son constantes que se repiten  en las Sonatas. Piedad, satanismo, virtud y pecado se mezclan para provocar -pensemos en la época- un  cierto escándalo calculado que  llega a formar un todo; una necesaria floración con ausencia de falsedades en el paisaje  narrativo de las Sonatas. Bradomín, es fiel y consecuente consigo mismo. En el marco recogido y conventual del Palacio Gaetani donde impera la leyenda  con antepasados santos y beatos María Rosario es el blanco de la tentación.
“María Rosario era una figura ideal que me hizo recordar…. Doncellas que con sus manos curaban a los leprosos. El alma de aquella niña encendíase con el mismo anhelo de santidad”.
Son las memorias de un Don Juan atraído por un conjunto de ternura  misticismo y bondad, personalizado en mujer. El ansia de originalidad lleva a Bradomín tras “el triunfo de la vida” con la Niña Chole en el convento y el encuentro con Isabel a pocos pasos de la habitación de Concha a ser fiel a su patrón, superarse a sí mismo buscando incansable el  contraste entre  el Casanova erótico y la princesita Gaetani.
De la diversidad de matices y  cualidades que el lector aprecia en las Sonatas, es la dualidad de mundos, el  oponer persistentemente rincones de la intimidad de los personajes, quizá uno de los recursos más conseguidos.


viernes, 20 de enero de 2012

La rebelión de las masas, Arquitectura ornamental y Relación de pareja.



De justicia es reconocer -sufrido lector- que la tríada que encabeza estas líneas, no aparenta vinculación alguna. Que  desorienta. Todo viene a cuento de que las cosas no son lo que parecen, si no lo que realmente son. Empecemos por la segunda parte del título.
La arquitectura urbana, ornamental, o como quiera que se denomine a la distribución del espacio urbano creada –se supone- para la comodidad del ciudadano, se olvida con frecuencia de su natural tendencia. El Auto CAD y la lógica geométrica, luchan en cada rincón de nuestras ciudades con la lógica humana, como se puede apreciar en la imagen que encabeza estas líneas.
No tiene sentido, lo sé, pero el nuevo camino se asoció en mi mente con Ortega y Gasset. La rebelión de las masas que cada día se dirigen a un centro comercial cercano, ha trazado una nueva ruta, siguiendo su buen saber y entender en clara disidencia con los arquitectos de “la cosa”.
 Las numerosas sendas y caminos de nuestros pueblos, son un tratado de ingeniería popular en base a la teoría de “más corto, más cómodo”.
Hace unos días, un conocido, a la sazón alcalde de una localidad cercana atravesada por una carretera general, manifestaba su preocupación por donde situar un semáforo.
-  Habla con los vecinos -sugerí- para ver cuál es la ruta habitual de paso.
-  No, contestó, para eso están los ingenieros.
El semáforo está  ya colocado en el lugar elegido por los técnicos.
La relación de pareja (esto tampoco tiene relación y también lo sé) tiene un tanto de arquitectura emotiva. En ella, los arquitectos, son  usuarios del proyecto que no necesariamente ha de ser primoroso, perfecto, calculado (sábado por la mañana, domingo viendo la peli). Tampoco se trata de “aquí te pillo aquí te mato” (que también). El proyecto pasa porque en la arquitectura de pareja, lo ornamental no impida lo espontáneo, que los caminos se tracen de común acuerdo para que los espacios no se rompan.
-  Me preguntas lector sufrido que como he llegado hasta aquí…..
-  No lo sé, quizás atravesando un jardín camino del “super”



jueves, 19 de enero de 2012

Amor o nostalgia. Sonata de Primavera



En Sonata de primavera, Bradomín declara abiertamente que siente amor por María Rosario. Pero, ¿es amor? Al realizar la lectura por orden de publicación los antecedentes nos llevan a pensar que la herida amorosa, no puede afectar al marqués. Los sentimientos que pueden asaltarle y el recuerdo que ahora nos muestra a través de María Rosario: “al contemplarla yo sentía que en mi corazón se levantaba el amor, ardiente y trémulo como una llama mística”, se eclipsan con rapidez, es un actor desempeñando un  papel.
En ocasiones las circunstancias pueden producirle un enamoramiento, pero siempre es fugaz. Su pasado -seguimos considerando el orden de la lectura- a poco que escarbe en él  muestra la realidad  al expresar una vivencia: El frío de comprender todas las perversidades” (Sonata de otoño).
El personaje, vencido en parte por el sufrimiento de pensar en algo que ha tenido y ahora no tiene, refleja en la novela el pasado (otoño-estío) en el momento actual (primavera). El mismo, afirma que han pasado muchos años, sus ojos ya casi ciegos se llenan de lágrimas, y su recuerdo le hace suspirar. Atrapado por la nostalgia del pasado considera a María Rosario el único amor de su vida, al tiempo que considera tener predilección por las grandes pecadoras.
Decididamente, no es amor, es nostalgia. Narración del pretérito

Imagen: Nostalgia. Verónica Zaror Daccarett

viernes, 13 de enero de 2012

Un Don Juan sentimental. Sonata de Primavera



En mi opinión, de la tarjeta de visita sobra un título, en modo alguno puede admitirse que el marqués es un sentimental, su continuo desdén por las mujeres de las que se burla y la indiferencia ante la situación en la que quedan, no lo demuestra. Su concepto de ellas, visto desde la pedantería, es pobre.
“Yo guardé silencio, porque siempre he creído que la bondad de las mujeres es todavía, más efímera que su hermosura”.
El marqués, tiene, como buen Don Juan, una predilección especial por “el fruto prohibido”. Primero fue Concha, después  Niña Chole y ahora, María Rosario, potencialmente monja. Todas de una u otra forma con un compromiso adquirido que él, se ve en la obligación de romper. Curiosamente también en Primavera la tragedia acampa en el  territorio de sus conquistas. Cuando la tristeza por la muerte de Monseñor Gaetani reina, Bradomín despliega sus artes de conquista. “Viéndola a tal extremo temerosa yo sentía halagado mi orgullo…”
Se comporta en función de sus propósitos pasando de puntillas por los sentimientos. Se aloja en el  “palacio con sus cinco doncellas encantadas”. Las cinco Marías: la mayor de veinte años la menor de cinco. “Todas bellas y gentiles”.
Valle Inclán ha creado un  personaje que como en paleta de pintor caben muchos matices. Al fin y al cabo es,  un juguete del instinto.