Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

jueves, 18 de marzo de 2010

La Cremá de Clavileño. Don Quijote. Cap. 41/2


Llegó en esto la noche, y con ella el punto determinado en que el famoso caballo Clavileño viniese, cuya tardanza fatigaba ya a don Quijote”.

Cervantes, con el desarrollo de los últimos capítulos ha llegado a producir en el lector la sensación de angustia y espera, similar a la que deben sentir sus protagonistas en este momento, lo que muestra nuevamente la estudiada elaboración de la obra. Deseamos todos cabalgar sobre Clavileño con los ojos tapados y que suceda lo que tenga que suceder, pero que suceda.

¿Que decir a estas alturas de la obra, que no hayamos comentado ya?
Escenografía, diálogos, fantasías son ya recurrentes. Tal vez, señalar la reaparición de actores que hasta ahora permanecian entre bambalinas; que D. Quijote recupera su protagonismo y que la fantasía desbordante de Sancho, se coloca al nivel de lo acontecido en la cueva de Montesinos.

Como corresponde a la semana de ésta lectura, Clavileño perece a modo de falla y con él desaparecen las dueñas barbadas dejando tras de si el testimonio de un pergamino en el que se deja constancia del fin de los encantamientos de Malambruno “ las dueñas ya quedan lisas y mondas y los reyes don Clavijo y Antonomasia en su prístino estado” , y de la necesidad de continuar el mandado de Merlín para liberar a Dulcinea “ Cuando se cumpliere el escuderil vápulo la blanca paloma se verá libre de los pestíferos grifaltes que la persiguen”.

El prototipo –en modo alguno imaginario- de unos duques –clase social- corruptos, y complacidos al burlarse del débil, queda denunciado por enésima vez.


Imagen: Carlos Cubeiro

8 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

la mentira, amigo... el capítulo es una oda a la mentira...mienten todos y nadie se contradice...saludos

pancho dijo...

Efectivamente, vemos por fin el resultado de tantos preparativos, y tan cuidadosos, de los capítulos anteriores. Una vez leído el capítulo, uno siente recompesada la espera por este lujo de narración que nos regala el autor. Cervantes se nos muestra a su máximo nivel, no se guarda nada.

Aquí Sancho representa la contraparte celestial del misterio de la cueva.

Buena reflexión.

Asun dijo...

Finalmente hay un desenlace al encantamiento de las dueñas, pero todavía queda pendiente Dulcinea. Mientras tanto supongo que seguirá al espiral de mentiras en las que ya todos están atrapados.

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Así era y es la vida: los poderosos tomando como bufones al resto, querido Paco.

Myr dijo...

Cómo me gustó todo el invento de Pancho y como DQ le dice te creo el tuyo, si me crees el mio.

Buenísimo, jejejeje

Cosmo dijo...

También quedan desencantados Antonomasia y Clavijo,también Unamuno en su ensayo resalta la mentira como tema principal de este capítulo.
Abrazos

Antonio Aguilera dijo...

Es verdad que quedamos todos expectantes y dispuestos a volar con don Quijote y Sancho sobre Clavileño.
Desastroso desenlace el que sufre nuestra pareja, rulando por el suelo tras la traca fina: pero, como no estaban en Valencia, se quedan sin probar la paella.

Finalmente, caballero y escudero al mismo nivel. Sellado el pacto entre caballeros embusteros, y nuestros protagonistas que ya no se tragan el bulo ideado por los duques.
Llega el duque, incluso, a decirle a Sancho al final, que se calle porque le veia cuentas de describirle todo el firmamento...con las cabrillas incluidas.

Saludos Paco

Merche Pallarés dijo...

Hemos puesto la misma ilustración...
Por lo menos nos hemos librado de las barbudas en este capítulo. Algo es algo. Besotes, M.