Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

jueves, 30 de septiembre de 2010

Preguntas sin respuesta. Don Quijote. Cap. 69/II

Ariadne Dido  -  Altisidora

La entrada en el castillo acrecentó la admiración de nuestros protagonistas. A éste lector, apenas  entrado en el presente capítulo, le asalta una pregunta sin respuesta: don Quijote y Sancho fueron apresados y conducidos al castillo con un fin concreto, los duques por tanto conocían no sólo su vuelta si no también su proximidad; Cervantes tan minucioso en la narración, no puede dejarnos sin saber cuál es la fuente de información que inspiró a los duques semejante parafernalia.

Traspasado el umbral del castillo nos encontramos una nueva comedia con  los elementos necesarios para que la atención del lector no decaiga el guionista describe con profusión el cuadro escénico: luz, música, vestuarios, un túmulo portando –al estilo de las tragedias amorosas- el cuerpo de una doncella con amarilla y vencedora palma símbolo de virginidad. y por añadidura, tablado con dos reyes justicieros junto a los que situaron a don Quijote y Sancho mudos de admiración y  temor.
Comienza la representación con la presencia -ahora sí- de los duques, en la que Cervantes hace un recorrido narrativo de matices muy variados:
  • La indumentaria con la que “adornan” Sancho viene a señalar la situación de los relajados condenados a muerte por la Inquisición a los que se cubría con ropajes pintados con llamas y diablos, clara alusión a su  triste destino.
  • Un hermoso mancebo -se prodigan los mancebos hermosos en la obra- aparece de pronto ante al túmulo de Altisidora –que no era otra la doncella supuestamente muerta- cantando dos estrofas, la primera parodiando la crueldad de don Quijote, y la segunda, reproducción exacta de la Égloga III de Garcilaso de la Vega aludiendo al mundo de los vivos y los muertos. (Pedro Salinas acude también a ésta estrofa para dar título –la voz a ti debida- al primer libro de su trilogía amorosa).
  • Los dos reyes justicieros sentados en el tablado -la mitología se asoma ahora a la narración-  y que resultan ser Minos y Radamanto jueces de los infiernos, sentencian que: Altisidora volverá a la vida tras recibir Sancho de manos de seis dueñas, veinticuatro cachetes, amén de mitad y cuarto de pellizcos y alfilerazos.

Sancho considera indigno ser abofeteado por mujeres y protesta por la utilización que se hace de su persona, pero, el oponente es el diablo, no don Quijote. Éste, con la mente en la recuperación de Dulcinea intenta persuadirle de que es elegido por el cielo para desencantar y resucitar. El miedo a lo sobrenatural más que la interesada opinión de su amo, vence a Sancho dejando un punto de rebelión: soportará todo, menos ser acribillado, arremetiendo para evitarlo contra los justicieros de infierno, poniendo de éste modo fin a la represensentación. La ira de Sancho y la inmovilidad continuada de la doncella producen el milagro de la resurrección de ésta.

Parece oportuno destacar que, si bien Sancho acepta el castigo redentor propuesto por los cavernarios jueces, se niega, pese a la súplica de don Quijote, a colaborar en el desencanto de Dulcinea. La evidencia de Aldonza es más fuerte que la ilusión de Dulcinea.

Al fin del capítulo el desocupado lector acumula nuevas preguntas:

Inquisición.
Garcilaso.
Mitología.

¿Qué persigue el Autor al introducir en la obra tres temas tan poco relacionados?

9 comentarios:

pancho dijo...

Cervantes irá dando respuestas a tantas preguntas en lo sucesivo, nos las irá dando con dosificador, poco a poco, para evitar empacho de conocimientos.

Ahora los duques eligen a Sancho como objetivo de sus burlas. No quedaron satisfechos con la solución al asunto de la ínsula. DQ no se comporta con su escudero como debería, incluso apoya la farsa de los duques, riéndose de su aspecto.

Garcilaso era el poeta preferido de Cervantes,trata de imitarlo en distintos momentos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Te digo como Pancho, poco a poco Cervantes va despejando todo... es que no deja nada sin atar, aunque existan ciertos lapsus como aquel del asno..Podría ser muy pesado pero todo es puro teatro, parodia y crítica mordaz a la clase ociosa...un abrazo

Cornelivs dijo...

Asi es; poco a poco nos iremos enterando. Estupendo comentario, amigo.

un abrazo.

Myriam dijo...

jejjejej muy buenas preguntas. La mitología y Garcilazo..... ni idea.

La inquisición: se me ocurre, mejor dicho podría asegurarlo que para burlarse de ella, con la suficiente habilidad por parte de CERVANTES -que dada la época era mucha- para que no lo quemaran a El por eso.

Un abrazo y feliz fion de semana.

Asun dijo...

Pues sí que nos haces pensar.

Lo de la Inquisición ya ha quedado dicho en algún otro capítulo, pero las otras dos no tengo ni idea. ¿Tienes tú alguna teoría?

Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Pronto resolverá Cervantes esas dudas que te planteas, no nos dejará sin explicación.

Los duques están enterados, ya veremos cómo, y preparan una escena teatral con escenario, luces, música, personajes mitológicos que resultaban muy socorridos...

Cervantes admiraba mucho a Garcilaso, aunque dé la impresión, a veces, de que se pitorrea de sus falso pastores, sus arroyos cristalinos y sus prados amenos. Llama la atención la desvergüenza con que incluye unos versos de la Égloga III, sin decir su pocedencia. Lo explica en el siguiente capítulo, demasiado tarde.

La Inquisición era el gran coco de aquella época, citarla era como nombrar la bicha. Hacer una parodia de los autos de fe ...qué atrevimiento.

Tres elementos dispares que tú señalas acertadamente.

Un abrazo, cinco quedan hasta que don Quijote cabalgue hacia las estrellas.

Antonio Aguilera dijo...

De acuerdo en que Cervantes nos plantea nuevas dudas a cada paso. Ahora, Garcilaso, Mitología etc
Creo que son los buenos libros los que hacen ésto. He leído libros con cantidad de referencias a otros libros y materias: éstos enseñan elevado a una alta potencia; como nuestro Quijote.

Te digo como dijo don Quijote a Sancho al ponerse estupendo filosofando: "la vaca no es de donde nace sino de donde pace"; ¿tendrá que ver don Ojeda algo con esto? jajaja

Un abrazo

Antonio Aguilera dijo...

PD: le quitaremos la tilde a "esto"

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Te respondo: contrastes barrocos y engaño con la verdad para que el receptor aguce el ingenio. Extraordinaria y perspicaz entrada.