Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

domingo, 22 de mayo de 2011

En vías de multitud.



19:30 Horas.
  - No puede tardar mucho, pensó Luis, las tiendas cierran a las ocho.

La plaza presentaba un cierto aspecto festivo que no correspondía al habitual en un jueves de  Mayo. Los edificios, en su mayoría de tres pisos, proporcionan sombra  fuera de la arcada,  a la mitad de la plaza; las palomas, mueven descaradas el cuello al ritmo de su contoneo, persiguiendo a los niños para hurtarles los granos de arroz inflado que sin destino fijo salen de la bolsa. Las terrazas, casi al completo conforman el ambiente festivo con el colorido de las sombrillas; los bancos públicos, apenas son visibles bajo traseros de todo tipo y condición y la escolta móvil de las sillas infantiles.

 - ¡Ya estoy aquí! He encontrado camisa y pantalón a juego para Juan ¡Monísimo! y  muy bien de precio.

 - ¡Mayte! Quedamos que sólo una prenda, no son buenos tiempos.

 - El niño no tiene casi ropa, además, lleva muy bien el curso. Sale mucho con esa chica tan simpática. Laura. ¿No?

 - No sé. Juan no es un niño, cuando lo era no le faltó de nada. Han crecido con la certeza de que la vida, por si, les proporcionaría por estudiar, primero moto, luego coche y  en verano vacaciones en un campus de idiomas fuera de España, pero ahora han de mentalizarse que mamá y papá no pueden dárselo todo; las cosas han cambiado, los trabajos no son para siempre.

 - De ti no pueden prescindir, y yo con mis trabajos extra, voy sacando algo.

 - Puedo ser necesario, pero no imprescindible, nada es seguro, la prosperidad pasada, era ficticia, artificial, el dinero fácil, se acabó.

 - ¿Quieres que devuelva la compra?

 - No es eso, estamos pasando de “la civilización del ocio” a la del “esfuerzo” y nuestros hijos no tienen antecedentes en ese sentido.

En las calles de entrada a la plaza, sendos coches de patrulla arribaron de pronto sin destellos ni sirena. Dos motoristas uniformados, estos sí con  antorcha visible, se situaron al abrigo de los soportales. En la zona de sombra, un grupo de personas, en su mayoría jóvenes aumenta por momentos.

 - ¡Mira. ¿No es aquel Juan?

Luis le había visto en la plaza hace un tiempo, pero calló, el intento fue inútil. Comprendía lo que estaba sucediendo, él también soñó con mundos ideales.

 - ¡Es él. Es él! Hay Dios que no se meta en líos.

 - Espera aquí, por favor, ya voy donde está.

Del grupo en vías de multitud, iban brotando pancartas con una fecha: 15 de Mayo. Luis permaneció un tiempo entre ellos, recordando y volviendo a soñar, pero había que volver, era necesario.

 - No te preocupes, es una reunión pacífica, ya ves que la policía no interviene.

 - Pacífica y con tu hijo dentro.

 - Vamos mujer, no te preocupes.

 - Si me preocupo, pero no me voy. Si está Juan, también nosotros.

Cogidos de la mano se dirigieron al grupo en vías de multitud.

Imagen: El Correo de Burgos

18 comentarios:

Manolo dijo...

Para muchas cosas no existe ni la edad ni la diferencia generacional.
Muy bien, Paco.
Un abrazo.

pancho dijo...

De ellos es la responsabilidad del futuro. Nunca ha sido fácil tirar palante, pero esta generación va a tener que hacer más y mejor para vivir con decencia, la situación de bonanza se volatilizó.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Recuerdo la preocupación de mi madre cuando yo acudía a las movilizaciones en la época de la Transición: No te metas en líos.
A pesar de las madres, a veces hay que meterse. Me ha llamado la atención, estos días, que hay muchas madres presentes.

Asun dijo...

Es lógico que las madres se preocupen, máxime cuando las madres de los jóvenes de ahora, son las que vivieron su adolescencia y juventud en la Transición, y entonces este tipo de actos no solían acabar muy bien. Ese recuerdo lo llevamos dentro.

Besos

Myriam dijo...

Un fuerte abrazo movilizado, Paco.

Merche Pallarés dijo...

TODOS: madres, padres, abuelos, bisabuelos e hijos tenemos que salir a la calle a reclamar lo que es nuestro. No hay otra si queremos que las cosas cambien. La unión hace la fuerza. No lo olvidemos. Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

Ahora que acabaron las elecciones es cuando tenemos que demostrar -el pueblo- que estamos hartos de estos políticos inútiles (pero malvados, muchos)

Los jóvenes como tú, Paco sois fundamentales. Fíjate en Sampedro.
La voz de la exprriencia nos debe iluminar.

Un abrazo amiguete

Cornelivs dijo...

¿Sabes, Paco? Tengo una prudente esperanza al respecto. Estoy con Pedro y con Antonio.

Un abrazo.

Aldabra dijo...

¡Como comprendo tu relato, Paco!

Ayer fui a La Coruña donde estudia mi hija (nosotros vivimos en un ayuntamiento limítrofe a Ferrol, Narón, a media hora de la capital) y me acerqué a ver la concentración en una zona que le llaman el Obelisco.

Mi hija que está estudiando el Ciclo Superior de Integración Social, daba sus clases allí; chicos y chicas sentados en un corro escuchaban a la profesora, una mujer joven.

El centro donde estudia (privado, no conseguimos plaza en un instituto público, así que pagar o quedarse en casa) está muy comprometido con los temas sociales (lógico por otra parte, predican con el ejemplo).

Pasé varias veces al lado de ellos sin que se diera cuenta mi hija y sentí envidia de no ser más joven y de poder vivir el 15 M de otra manera. No es facil sobrevivir al desencanto social. La vida nos va quemando, nos va dejando sin ganas de emprender pero para eso hemos educado a nuestros hijos, para el relevo generacional. Ellos tienen el futuro por delante.

biquiños,

Abejita de la Vega dijo...

Cuando yo pasé había muchas pancartas y poca gente, en la Plaza Mayor de Burgos. Me alegra la foto que incluyes y tu relato.

Besos, Paco

MIMOSA dijo...

Estos últimos días, los rostros no tenían edad, por lo menos aquí, se juntaron desde niños hasta abuelos, todos por un mismo fin. No cabe duda que el impulso de los jóvenes está latente, pero el grito de todos se oyó con la misma fuerza.
Mi madre ya no me dice que tenga cuidado yo, sino que no meta a su nieto en líos, je,je,je. Pero teniendo hija rebelde, qué podía esperar, je,je,je.
Besos amigo!

Gelu dijo...

Buenos días, Paco Cuesta:

Estupenda fotografía de nuestra Plaza Mayor.
Los jóvenes de hoy están preparados, gracias al sacrificio que hicieron sus abuelos para que sus padres les facilitaran la educación y los estudios que tienen.
En las ciudades pequeñas tiene más mérito dar la cara y plantarse. Todo el mundo se conoce, y ‘el mando’ está en manos de los dueños del poder económico, que siempre está vigilante para tener bajo el zapato a los que viven y trabajan para ellos. Por ese motivo, siempre, los actos de valentía son más plausibles.
Espero que no se olvide, y tomen nota los políticos. Ellos estaban más tranquilos cuando se trataba de permitir o no -para luego lamentar- los botellones.
Pero hemos visto que los jóvenes están sobrios, despiertos y bien conscientes. Y veremos con el tiempo las actas notariales de estos días reivindicativos y pacíficos que, en un futuro, podrían ser capaces de llenarnos de orgullo.

Saludos.

Mar dijo...

De los jóvenes es el futuro, ese futuro incierto, desconcertante.

Dicen los expertos que se ha perdido una generación...

Esperemos que sólo sea una.

Un abrazo.

Kety dijo...

Como madre, he pasado por varias etapas, ahora me preocupa el futuro de mis nietos.

Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Sim, ahi estamos todos: hijos, padres, madres, abuelos, abuelas. Las asambleas las llevan los jovenes pero intervenimos todos y asi debe ser.

Un abrazo

LUz

Folhetim Cultural dijo...

Olá passando em seu blog e aproveito para divulgar o meu que se chama Folhetim Cultural. Todos os dias da semana noticiário cultural e nos sábados.
7 da manhã: No café da manhã com poesia
9 da manhã: Palpiteca
11 da manhã: Devaneios do Ranzinza por Roberto Prado
15 horas: Charge de alexandre Costa
17 horas: Chá das 5
19 horas: Charge de Fernando Ferrari
21 horas: A crônica nossa de cada dia por Fernando Ferrari

endereço: informativofolhetimcultural.blogspot.com

Conto com sua visita! Até lá

Marina dijo...

¡Qué tiempos aquellos en los que yo corría delante de los grises...!!

¡Qué tiempos aquellos en los que yo corría..."

Otro Mayo es posible, sin duda...aunque estemos en junio.
Besos

luis dijo...

Amigo Paco, llego desde aquí atravesando un mundo de blogs amigos y me he quedado tan impresionado por tus fotos y por tus textos que con tu permiso me quedo con contrato fijo.
Saludos