Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

jueves, 29 de mayo de 2014

De la comedia moratiniana al esperpento. De El sí de las niñas a Luces de bohemia


La comedia moratiniana saca a la luz las debilidades sociales mediante una crítica sin estridencias, simplificando la intriga y aportando toques sentimentales a los personajes. Los autores neoclásicos eran conscientes de la importancia del teatro no solo como diversión pública, sino también como vehículo educador. Esta comedia de costumbres burguesas llega a España a través de Molière y junto a ella llega la llamada “lacrimosa” también de origen francés (comédie larmoyante), un híbrido entre la comedia y la tragedia que suele rayar en lo folletinesco. El sí de las niñas se sitúa en la frontera de esta última y solo la gran sensibilidad de Moratín, consigue la detención de la lágrima y la conversión de la risa en sonrisa con una fórmula que arraigó en el público. El teatro espectacular y costoso de tradición barroca fue quedando atrás.
El espectador de El sí de las niñas ve personajes desvalidos (Paquita) junto a otros jocosos (Calamocha) ridículos y/o egoístas (doña Irene), unidos por lazos de convivencia o afectivos. Al unir lo egoísta a lo sensible, lo divertido a lo lloroso la comedia alcanza la valoración de drama romántico. Todo ello amalgamado con un final feliz y la resignación del perdedor (don Diego), lleva a la lección final pretendida. Si educar es señalar y corregir defectos, la educación está servida.

Una lectura rápida de Luces de bohemia deja un sabor a sainete de  costumbrismo madrileño con tono desgarrado, a teatro arrabalero. Encontramos alusiones a personas y sucedidos contemporáneos y conocidos con marcado trasfondo de protesta social. Acomodados en esa primera lectura podríamos quedarnos en un paralelismo con la obra de Moratín –que lo hay - con óptica y objetivos diferentes. 
En el entorno de Moratín, más reformista que revolucionario, era la autoridad paterna malentendida y la falta de libertad individual especialmente en la mujer el hecho denunciable. El de Valle-Inclán es el de una España caduca enfermiza  y sin arraigo. Los periódicos de los años 1919 y 20 recogen con frecuencia la noticia de alguien que muere de hambre y frío en algún lugar de la ciudad, la muerte tiene reflejo constante (y final) en Luces de bohemia como también  lo tiene la realidad sangrante de la vida modernista de poetas y escritores luchando con la pobreza desde colaboraciones mal pagadas. En ambos casos, por convencimiento o por la fuerza hay sometimiento a la autoridad impuesta.
Ambos autores manejan a sus personajes a través del diálogo. Moratín lo hace en función de la edad, el sexo y el estado social con gracia y alegría acompañadas del justo dolor. Valle-Inclán se aparta del habla pausado y comedido de sus personajes anteriores (Bradomín) llenos de un romanticismo tal vez deseosos de escapar de la realidad. Los actuales hablan deformando la realidad para escapar también de ella.
Tanto El sí de las niñas como Luces de bohemia pretenden y son denuncia y enseñanza desde perspectivas diferentes, con lenguaje diferente y un siglo de separación. Las lágrimas contenidas tras las que se contemplan ambas realidades coinciden en ambos  casos.
La conclusión final es que no sé porqué me meto yo en estos jardines.


6 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Desde que me anunciaste esta entrada no he dejado cómo demonios saldrías del lance. Y has sacado buena cosecha. En efecto: ambos autores ven una sociedad que no les gusta y se proponen cambiarla mediante su presentación en escena. Lo demás es estilo pero vas a tener razón: sin Moratín, no habría habido Valle.
Cada día me sorprendes más, Paco.

Gelu dijo...

Buenas noches, Paco Cuesta:

Tu conclusión final me ha hecho reír. Quizás, Moratín -verdaderamente preocupado- se hiciese la misma pregunta.
Tienes mucha razón en lo que tan bien has expuesto. El País había cargado sobre sus espaldas cien años más, entre las obras de los dos escritores que has elegido, que según su forma y carácter tan diferente, denunciaban lo que veían, al igual que hicieron otros que surgieron durante todo este tiempo, y querían aportar su grano de arena para la mejora de la sociedad.

Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

No he leído "Luces de bohemia" por lo que no te puedo hablar del paralelismo. Pero Valle Inclán me parece un personaje tan distinto de Moratín, tan comedido en sus pasiones. El fondo crítico les hermanará, tal vez.

Besos, Paco.

Abejita de la Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ele Bergón dijo...

Realmente has salido y muy airoso de este galimatías que puede plantear el título. Moratín y Valle-Inclán, El sí de la niñas y Luces de Bohemia, en principio en nada se parecen, lo uno es orden y contención, lo otro es desorden y desbordamiento de una realidad en distintas sociedades, pero es verdad que en las dos está implícita la denuncia, ahora sí, los lenguajes, nada tienen que ver de uno o de otro.

Besos

Luz

Myriam dijo...

Volveré a leer tus entradas sobre esta obra más adelante con clama, ahorita no puedo hacerlo y a la ligera, no quiero.

Gracias por tu bienvenida en casa y todos tus comentarios.