Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

lunes, 18 de diciembre de 2017

La noche que no paró de llover


Emmanuel Sougez: Deux amies

Para este desocupado lector cada nuevo libro conlleva nuevas sensaciones. Si el autor –autora en este caso– es conocido y leído la sensación se acompaña de expectación; si por añadidura el espacio que forma parte de la trama: Barrio de la Arena, El Muro, Playa de San Lorenzo, Plazuela de San Miguel, Cimadevilla, Termas romanas, Revillagigedo…, resulta conocido entonces, la fantasía verosímil se desborda y me encuentro virtualmente La noche que no paró de llover con «el irresistible encanto de aquella mujer pelirroja» (pág. 32); perdón, quiero decir con la mismísima escritora: Laura Castañón.


Apenas sobrepasadas unas páginas creo encontrar algunas claves en tono de mensaje de autora: …, la 104, que había quedado libre (quedar libre en una residencia de ancianos tenía su aquel) […] (lista de espera brutal, con aquellos precio, quien lo diría) [...] que no se notara que la desinfección había sido justo antes de entrar. No da buena impresión. […] el taller literario se ha ido al carajo mientras…, […] ellos viven de dar buena impresión…, […] el olor a muerte […] de ausencia y alzhéimer…; remedando a Feli saco la moleskine, la abro y anoto estos y otros detalles, tal vez el tema vaya por ahí, tal vez no, no sé; Valeria es una anciana solitaria; Laia y Emma está llenas de vida; Gijón es un encanto. Dejo al lado las emociones para seguir leyendo. 

5 comentarios:

pancho dijo...

Buena estrategia, yo lo que suelo hacer es subrayar las frases o expresiones que me llaman la atención. Después, en la segunda lectura ya voy escribiendo algo.
La impresión que me da es que la autora ha leído mucho y luego pasa algunas anotaciones de las lecturas a los propios escritos.
Buena y provechosa lectura, yo acabé de leer la novela esta mañana.
Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Excelente, Paco. Abren el apetito.

La seña Carmen dijo...

Si me pongo yo a subrayar frases no leo la novela, je, je. En esto coincido con un amigo lingüista que nos decía el otro día que las novelas las lee su mujer y luego se las cuenta, porque él se pone a tomar notas y no las disfruta.

Yo también coincido con la visión de Gijón como quinto protagonista.

Abejita de la Vega dijo...

Y va de amor. No de mujeres.
Feliz Navidad Paco.

Carmen Troncoso dijo...

Me encanta tu blog, un abrazo desde Chile!