Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

sábado, 21 de febrero de 2015

Oficio de chicos


Lola Catalá Grabado

Los carros del mercadillo de verduras  que ahuecaron las piedras que había y las obras para arreglar el empedrado han hecho la mejor  pista de canicas de todo el barrio. Ahora hay corros de tierra para que cada panda tenga el suyo. Lo que pasa es que algunos son muy chicos porque los obreros solo quitan lo que está suelto. Mundo, el de la tienda de ultramarinos, nos llama  los ingenieros del barrio porque hacemos casetas con ladrillos y adoquines, espadas de madera con las tablas que changamos de la tienda de bicicletas; no sé lo que dirá cuando se entere de que con algún hierro que pintamos  al chatarrero hacemos más grandes los corros de la obra para jugar al gua o al casque. ¡Lo mismo nos llama arquitectos!

Con esto de la obra, como está durando mucho hemos metido el tiempo de las canicas, y a las chicas -que juegan menos- no las ha dao tiempo de preparar la bolsita con un cordón para guardar las bolas de cristal de colores y están cabreadas. A los chicos nos da igual, el tirachinas se mete en el bolso de atrás o en los tirantes, y los bolsos de alante valen para las canicas de barro y el bocadillo de mortadela.

Las chicas juegan más al gua porque se puede jugar sin tirarse al suelo. Mi panda y yo jugamos al casque pero hay que saber guiñar bien el ojo para apuntar desde el suelo sino, te quedas sin bolas.

Skaz es una palabra rusa que transportada al castellano puede relacionarse con “decir”, o “cuento”. Se usa para designar un tipo de narración en primera persona más próxima a la palabra hablada que a la escrita. Usa el vocabulario y sintaxis característicos del lenguaje coloquial.


Hoy he querido intentarlo.

4 comentarios:

Myriam dijo...

Pues, Paco querido, ¡te ha quedado un intento muy bonito!.

Besos x 2 y muy buen fin de semana

Abejita de la Vega dijo...

Aprendo contigo lo del "skaz". Sea lo que sea, se me ha pintado una sonrisa.
Una pintura que me es familiar. Niños, barro, piedras, ladrillos y juegos sin reloj.
Besos

Kety dijo...


A mí personalmente, me lleva a la infancia.
Gracias por aportar "skaz", no la conocía.
Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

no solo lo has intentando, has dejado que la palabra hablada te lleve hasta la infancia
Ya no quedan solares en nuestras ciudades, Paco.