Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

viernes, 13 de agosto de 2010

La cabeza respondona. Don Quijote. Cap. 62/ 2




Veremos, era el fin de nuestra anterior entrada y en eso permanecemos.
El recomendado de Roque Guinart, pone a Quijote y Sancho en manos de don Antonio Moreno, amigo de holgarse, sin ofender demasiado. En ésta ocasión el Autor nos presenta a un don Quijote, exhibido como  trofeo y a Sancho como bufón de la corte. Contentos ambos con el trato que reciben, se dejan querer y agasajar, ajenos, como ya ocurriera con don Diego de Miranda y el duque, a los devaneos de las clases superiores. A la sazón,vestido de calle, con sotana,  sobre un gran macho en lugar de Rocinante y portando un pergamino -inocente, inocente-, don quijote orgulloso exclama:

" Grande es la prerrogativa que encierra en sí la andante caballería, pues hace conocido y famoso al que la profesa por todos los términos de la tierra. Si no, mire vuesa merced, señor don Antonio, que hasta los muchachos desta ciudad, sin nunca haberme visto, me conocen".

Tras la presentación de la cabeza encantada las preguntas para el lector se suceden: ¿ Que pretende Cervantes con éste relato? Ridiculizar tal vez las supersticiones. Crear un paralelismo con la cabeza del gigante de su imitador Avellaneda. Simplemente describir el artificio de las  ferias de antaño.

En éste punto aparece un castellano que increpa a don Quijote.¿ Porque un castellano precisamente  es el que le acusa de loco mientras los catalanes se ríen de él?

"¡Fugite, partes adversae!" -huid demonios-

Con ésta fórmula exorcista y el recuerdo de la sin par Dulcinea, consigue don Quijote, aunque molido y quebrantado librarse del asedio de las dos pícaras damas que le acosan con sus requiebros.

La popularidad de la cabeza de emperador romano que para don Quijote y Sancho queda como encantada, especialmente para aquel, puesto que le auguró el desencantamiento de Dulcinea, llega a suponer para don Antonio una fuente real de peligro al hacer jugar a la Inquisición un papel de antagonista.

"Aquí se imprimen libros".

Una vez dentro de la imprenta, las preguntas sin respuesta hacen mella en éste desocupado lector:
¿Cual es la razón por la que cita don Quijote a Ariosto autor de Orlando el furioso. Resta mérito a traductores y copistas con la excepción de Figueroa en la tragicomedia Pastor Fido y del amigo y retratista de Cervantes Juan de Jaúregui traductor del drama pastoril  de  Amintas y la ninfa Silvia. Lanza aviso sobre los problemas de distribución de una obra y firma la oportunidad de escribir por provecho y no por fama?

"¿Imprímese por su cuenta o tiene ya vendido el privilegio a algún librero?"
"¿Quiere vuesa merced que se lo dé a un librero que me dé por el privilegio tres maravedís, y aun piensa que me hace merced en dármelos?"
"Provecho quiero, que sin él no vale un cuatrín la buena fama".

La vena mística de Cervantes hace una breve aparición con Luz del alma y sus infinitas luminarias.
No podía faltar en una imprenta la segunda parte del Ingenioso Hidalgo que en opinión de don Quijote aun cuando todavía no ha sido quemado, le llegará su San Martín como a todo puerco.

Con tanta pregunta por resolver y el jefe de galeras como guía, dejo a la comitiva mientras pensamos en la siguiente entrada de tan vacacional mes. 

.

7 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Cervan piensa que la fama sin provecho no vale la pena...¡Las penurias que pasó, el pobre! Sabía de lo que hablaba... Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

Los duendes de la Red, tal vez la distancia a los propios medios o el equipo extraño,han conseguido que el comentario salga con retraso pese a estar preparado.
Un abrazo a todas-todos.
Paco

Asun dijo...

A mi jamás se me habrían ocurrido las tres opciones del objetivo de Cervantes con el relato de la cabeza parlante. Me ha gustado esa observación.

Un abrazo

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Para mi, (solo es una suposición) que el capítulo está ideado de un lado para atacar a la obra de Avellaneda y de otra a la decadente sociedad del momento, como yaya hecho anteriormente. Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

"¿Quiere vuesa merced que se lo dé a un librero que me dé por el privilegio tres maravedís, y aun piensa que me hace merced en dármelos?" Esta pregunta del capítulo que destacas está muy relacionada con lo que , realmente, le paso a Cervantes, que fue lo siguiente:

Cervantes vendió al editor Francisco de Robles el privilegio para imprimir la primera parte del Quijote, por 10 años. No se sabe en cuánto lo vendió. Lo que si se conoce es el éxito asombroso que tuvo la edición, las ganancias que obtuvo el editor y la pobreza en que siguió permaneciendo su autor.
http://enciclopedia.us.es/index.php/Don_Quijote_de_la_Mancha

Un abrazo, Paco.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Preguntas bien oportunas, para las que no hay respuesta exacta. Me quedan los interrogantes, como a ti.

Firvulag dijo...

¿Provecho? ¿Fama? Hay quién encuentra un filón y lo explota sacando un buen provecho y una fama pasajera, y otros malviven y la fama les llega cuando están muertos. No me hagas mucho caso, pues soy de ciencias, pero creo que lo primero es encontrar un motivo que nos lleve a poner en marcha la imaginación y cuyo fruto sea una historia que quieres transmitir a los demás. A partir de aquí el provecho que se obtenga puede ser una medida de la fama alcanzada en vida.

Un saludo.