Reflexión

Cuando se tienen problemas de comprensión e ignorancia hay que resolverlos con lecturas nuevas y apropiadas. (Miguel Delibes).

viernes, 24 de abril de 2015

En torno a: "Nota de lecturas". Sefarad: Antonio Muñoz Molina

“El libro es una novela de novelas que quiere narrar vidas reales que se enlazan unas con otras a la manera de Las mil y una noches”.

Aun a sabiendas de que “novela de novelas” es una definición de Muñoz Molina, tal vez por lo repetido de la dualidad nos pareció un tanto tópica, al tiempo que la mejor de las definiciones posibles. Sefarad es tantas historias que cada uno de sus capítulos proporciona tema suficiente para varios comentarios, no pocas tertulias y alguna que otra reflexión personal.

En el curso de la lectura, uno (yo) comprueba no sin cierto rubor la magnitud de su desconocimiento sobre un tema fundamental que la novela viene a poner de manifiesto: la experiencia vivida del destierro.

Uno (yo) creía que por conocer algo de Kafka, poco de Todorov y haber hojeado Si esto es un hombre de Primo Levi estaba como suele decirse “al cabo de la calle” en estos asuntos y es en este punto cuando se comprende mejor el concepto novela de novelas. No solo porque Sefarad presenta relatos unidos por el destierro, la memoria y la identidad, sino también por dejar abierto al conocimiento del lector en “nota de lecturas” un abanico de personajes y títulos que en cierto modo forman parte de la obra, justifican el subtitulo y crean la obligación (moral) de profundizar algo más en el Holocausto tan distorsionado en la memoria de los españoles.

Imagen Expulsión del Paraiso (Masaccio)



4 comentarios:

Ele Bergón dijo...

EStoy leyendo la novela y creo que es un gran libro con un ritmo trepidante que te lleva de un lugar a otro, como la propia vida y que no deja indiferente al lector que quiere sumergirse en ella.

Besos

Abejita de la Vega dijo...

Un mundo abre otro mundo que a su vez abre otro y otro...Así es "Sefarad". Profundidad.
Besos, Paco.

Myriam dijo...

Y yo voy ya por mi segunda lectura de Sefarad, que estoy disfrutando mucho.
Tienes mucha razón, la obra insta a profundizar.

Besos, Paco

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Siempre estamos camino del exilio, Paco. Buena elección en la ilustración.